¿Y ahora qué hacemos?

El 8 de noviembre del 2021 publiqué Cuidado con el Cisne Negro porque veía a mucha gente tomando decisiones de inversión muy riesgosas. Espero que alguien me haya leído y actuado 🙂

Así se veía la foto en noviembre 2021; todo en sus máximos históricos:

En enero 2022 se acabó la fiesta. Agarramos el palo enjabonado (ver foto abajo). Las acciones no paran de caer y los inversores privados se han vuelto más selectivos que los patovicas de los boliches más codiciados; muy pocos emprendedores lograrán cruzar la puerta y disfrutar de una nueva fiesta. 

*Performance de los índices de acciones más relevantes de USA desde que arrancó el año.

Ni hablemos de activos más riesgosos; la foto es aún peor.

¿Qué va a pasar? 

NADIE sabe qué va a pasar. Cada crisis y cada burbuja es distinta. Pueden durar unos meses o varios años (les dejo este podcast que me gustó, donde Fabrice Grinda analiza 3 posibles escenarios). Como se ve en la siguiente foto, la historia nos muestra que podríamos tener una década pésima como la del 2000 o una excelente como la del 2010:

¿Qué hacemos?

Pensar en largo plazo. Me condena el optimismo y creo que por más corta o larga que sea esta crisis, en el largo plazo vamos a estar mejor y hay que apostar al futuro. 

Si tenés cash y estás con ganas de tomar riesgo, puede ser un buen momento para empezar a invertir de a poco en acciones (también puede ser un error garrafal y si lo hacés, tenés que estar muy consciente del riesgo de perder dinero). Dado que NADIE sabe qué va a pasar, cuándo se va a terminar la baja ni qué tan grave puede ser, lo mejor es i) elegir qué tanto riesgo querés tomar y definir activos que encajen con tu nivel de riesgo (algo más “seguro” como un conjunto de acciones dentro de índices como el S&P o Dow, o algo más riesgoso como elegir acciones individuales como Apple, McDonalds, etc), ii) dividir el monto que quieras invertir en 12 y iii) invertir montos iguales en lo que decidiste invertir en los próximos 12 meses. Tiene que ser dinero que estés dispuesto a aguantar muchos años. Si pretendés usar el dinero invertido dentro de los próximos 2-3 años, probablemente lo mejor sea no invertirlo en acciones y dejarlo en el banco o en algún activo más seguro (bonos); como se ve en la foto anterior, el S&P ha logrado rendimientos históricos anuales del 10% sólo cuando pasan varias décadas (y no es seguro que mantenga esta performance en el futuro).

Si sos emprendedor, leé las notas de Sequoia, YC y a16z. En resumen: cash is king. Asumí que esto va para largo y que se puede poner peor. Tratá de llegar al punto de no quemar caja y enfocate; como decimos en MercadoLibre: Subtract to Impact. Para llegar a la próxima fiesta hay que hacer productos y servicios que agreguen valor. 

¡Éxitos y conquistas!

PD: Gracias Santi por recordarme Cuidado con el Cisne Negro 🙂

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

Excusas, excusas, excusas

Me costó mucho volver a escribir. Mucho trabajo, preparar el curso, mejorar el formato de este email (sigo fallando), planear un viaje… 

Excusas, excusas, excusas.

Esta semana leí Vida de un culo inquieto y El pibe que arruinaba las fotos (dos MUY buenos libros que recomiendo). Ana y Hernán, sus respectivos autores, son dos personas que lucharon contra viento y marea para encontrarse a sí mismos, entender qué querían hacer de sus vidas y perseguir sus sueños. Ambos salieron de ciudades pequeñas con círculos sociales muy conservadores que les cortaban las alas y les repetían constantemente que lo que querían hacer era imposible. Más allá de sus historias inspiradoras, destaco que a ambos les costó exponerse y sufrieron mucho en los momentos en que no podían crear sus obras “porque no estaban inspirados”. Los dos hicieron el click en su carrera cuando lograron ser consistentes y empezaron a manejar sus tiempos; cuando se acabaron las excusas y se hicieron cargo. 

“Semana que viene”, “Unos mates y arranco”, “No estoy listo todavía”, “Lo estamos madurando”. Excusas, excusas, excusas.

La hoja en blanco da abismo, pero lo mejor es encararla con tiempo y ser consistente. Espero poder incorporar nuevamente el hábito de escribir en lo que queda del año.

¿A vos qué te gustaría hacer? ¿Qué venís postergando?

¡Éxitos y conquistas!

PD: Gracias Minu y Lola por los libros 🙂

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

King Richard

“What did you learn?” le pregunta King Richard a Venus, Serena y a sus hermanas luego de ver La Cenicienta

Lo mismo me pregunté luego de ver King Richard. ¿Qué aprendí de la historia de las Williams? La película es una enciclopedia, pero en este post quiero destacar el poder de la atracción y la importancia del propósito

El poder de la atracción: King Richard y Oracene concibieron a sus hijas proyectando que iban a ser campeonas mundiales de tenis. KR hizo un plan de 78 páginas antes de que nacieran para lograr ese objetivo. Lo repitieron en sus mentes y en voz alta hasta que se hizo realidad. 

El poder de la atracción parece ciencia ficción pero no lo es. Cuando deseás algo, lo expresás y te rompés el lomo para lograrlo, el mundo conspira a tu favor (El Secreto es un libro muy simpático que habla exclusivamente de esto). A veces da vértigo decir lo que uno desea por miedo al fracaso y a que nos juzguen, pero para cumplir los sueños no hay nada más poderoso que el poder de la palabra y repetirlo sin parar.  

El propósito: El objetivo de la familia Williams no era que Venus y Serena fueran campeonas mundiales y millonarias. Era ayudar a empoderar a mujeres de color en todo el planeta. Demostrar que con esfuerzo se puede. Venus no sale a la cancha a ganar por ella. Sale a la cancha a ganar con el propósito de empoderar a un grupo de la sociedad, discriminado y sin oportunidades. Este propósito fue adoptado por toda la familia y cada adversidad fue superada pensando en ese objetivo final. 

El propósito es la nafta que todo emprendedor y soñador necesita para motivarse cuando las cosas están mal. Cuando el propósito es superior a objetivos personales y mundanos, se pueden lograr resultados extraordinarios como los que lograron las Williams y los Springboks de Mandela.

¿Visualizás tus metas y las decís en voz alta? 

¿Cuál es el propósito de tu empresa? ¿Te sentís alineado y te motiva?  

La historia de las Williams es realmente de película. El camino recorrido para llegar a la cima del tenis mundial es inspirador, más aún considerando que la presión que tuvieron probablemente haya sido mucho mayor a la que se ve en la película. Es para ver y aprender.

¡Éxitos y Conquistas!

PD: Gracias Pancu por recomendarme la película y por nuestras charlas de las que tanto aprendo

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

Cómo escalar tu emprendimiento

¿Tenés un emprendimiento personal o una PYME, y te gustaría hacerla crecer? Con mi amigo y colega Charly vamos a dar un curso enfocado en ayudar a escalar proyectos. 

Serán 3 clases grupales, online y en vivo, donde nos enfocaremos en i) diagnosticar virtudes y debilidades de tu negocio, ii) definir tu estrategia de crecimiento y iii) explorar alternativas de financiamiento.

Arranca el 25 de Abril y podés inscribirte y/o ver más información en https://somosedison.com/escala-tu-emprendimiento/

¡Éxitos y Conquistas!

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

Experiencia de usuario mata marketing: ¡Viva México!

Cada vez que visito México me vuelvo fascinado con el trato que recibo en Restaurantes, Hoteles y todo tipo de servicio. Vayas al restaurant que vayas, la sensación es que todo el personal fue entrenado por el mismo grupo de personas; el foco en el usuario está tan arraigado en su cultura que parece parte de su ADN. La experiencia es siempre fantástica y dan ganas de volver. 

¿Qué tan relevante es la experiencia del usuario en la cultura de tu empresa? ¿El call center es un costo y es aburrido? ¿O es una inversión y un pilar clave para fidelizar al usuario?

Los últimos 20 años fueron un viva la pepa y estaba bien crecer a cualquier costo. Los mercados admiraban el crecimiento y hacían vista gorda a si el negocio era sustentable o no. El Cisne Negro llegó y se empieza a ver quién estaba nadando desnudo. En un mundo incierto y en donde el capital no abunda como antes, ¿cómo vas a invertir los recursos y el dinero? 

¿Qué es más convincente: un amigo que te recomienda un producto/servicio luego de una experiencia extraordinaria o un banner con una foto y una frase bonita? ¿Cuánto estás invirtiendo en marketing y cuánto en mejorar la experiencia del usuario? 

¿Qué tan contentos están tus clientes? ¿Te recomiendan? Si hacés un descuento para que prueben tu servicio, ¿vuelven o simplemente comieron gratis una vez y nunca más los viste? 

Un cliente no se va a la competencia porque esta tenga un jingle más pegadizo. Se va porque le ofrecen un mejor servicio. 

Tesla no ha gastado ni un dólar en Marketing. Cero. Zappos compitió mano a mano con Amazon con muchísimos menos recursos gracias a su cultura enfocada en la experiencia de usuario (compitió tan bien que Amazon decidió comprarlos). Si estás forzado a elegir, ¿vas a gastar tu tiempo y $ en publicidad o en mejorar tu experiencia de usuario? 

¡Éxitos y Conquistas!

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

Etiquetas

María es inteligente y tímida.

Carlos es el deportista de la familia.

Yo soy cabeza dura.

Francisco es el gracioso del grupo. 

Alejandra es hippie.

Yo soy malhumorado y cabrón.

Josi es quien hace los asados 🙂

Etiquetamos a las personas constantemente. En el trabajo, en las amistades y en la familia. Lo que no nos damos cuenta es que las etiquetas son un ancla; nos encasillan en una actitud, un rol o una cualidad, y se nos hace difícil cambiar. Lo mismo pasa con nosotros mismos. Nos auto-encasillamos cuando decimos “Yo soy…”. La etiqueta nos limita. “Yo soy el gracioso del grupo, no puedo estar triste”; “Alejandra es muy tímida, nunca se va a animar a agarrar ese trabajo”. ¿Nunca te pasó que con un grupo de personas tenés un “rol” y con otros otro? 

Las etiquetas propias son más fáciles de sacar. El problema está en identificarlas y luego tener el coraje de sacarlas. 

Las etiquetas puestas por otros son súper difíciles de sacar. Tenemos que ser conscientes de quién queremos ser y no actuar para respetar las etiquetas que nos pusieron. 

¿Qué etiquetas tenés puestas? ¿Te las pusiste vos o te las pusieron? ¿Cuáles te gustan y cuáles te sacarías?

No somos un licuado de etiquetas. Somos personas. Podemos elegir. Tenemos la habilidad de cambiar de actitud, opinión, hábitos y gustos; sin importar lo que los otros piensen. Cambiar está en nuestras manos. Es sólo cuestión de querer.  

¡Éxitos y Conquistas!

PD: Gracias Susanita por inspirar este post 🙂

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

Feedback

Para los que trabajamos en una Corporación se acerca el momento de dar y recibir feedback: la evaluación de nuestro desempeño durante el año pasado. El proceso se enfoca en evaluar qué hicimos y cómo lo hicimos. Es un proceso duro que consolida auto-evaluación, feedback de jefes y colegas, debate del comité de calibración y reglas de RRHH. En base al resultado de este Frankenstein se anuncian promociones, cambios en sueldos y despidos. 

Más allá de odiar el proceso (esto será otro post), creo que es un ejercicio rico y necesario. 

¿Hiciste tu auto-evaluación del año? ¿Te sentaste con tus clientes, empleados, socios y/o jefes para preguntarles cómo podrías mejorar?

Dar y recibir feedback es difícil. Es personal y es subjetivo. Es personal porque nos toca el ego (hay que ser una piedra para que una ponderación o una crítica no nos toque una fibra). Es subjetivo porque depende de la opinión de terceros con información imperfecta. Dicho esto, no hay que perder de vista que el objetivo es escuchar para mejorar

En MercadoLibre el feedback se divide en tres secciones: Start, Stop and Continue. La estructura es lo suficientemente flexible como para acomodarse a cualquier proyecto; abajo un ejemplo de cómo aplicaría a este blog. 

Start está enfocado en lo que deberías empezar a hacer que no estás haciendo aún. Un amigo me sugirió que agregue imágenes a los posts. Otro me dijo que también los postee en Instagram. Varios me pidieron que profundice en estructuras de socios y así salió Proyecto de verano. Como auto-evaluación, me gustaría que el proceso de suscripción sea menos complejo, y debería optimizar el sitio para que sea más fácil encontrar mis posts en Google.

Stop se basa en detectar actitudes, acciones o tareas que tenés que dejar de hacer. Alguien muy querido me dijo que odia la frase Éxitos y Conquistas jaja. Varios amigos me han criticado por hablar de proyectos que hice en MercadoLibre. 

Continue resalta lo que estás haciendo bien, qué te destaca y qué deberías seguir haciendo. Cuando un post pega, suben las visitas al sitio, pero no es la cantidad sino más bien la calidad lo que más valoro. Los posts realmente buenos son los que tocan alguna fibra y hacen que aparezcan los mensajes por privado con alguna reflexión – esos son los que más me gustan. El post que más pegó fue El error que no se ve.

Dar y recibir feedback es difícil, pero no deja de ser importante. Just do it.

¡Éxitos y Conquistas!

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

Metaverso

Comienza otro año de este blog, y habiendo infinita información online, te quería agradecer por estar leyendo este post y los que hayas leído durante el 2021. No hay nada más lindo que conectar con las personas, y en tiempos de pandemia, el blog me ha permitido conectar con conocidos y desconocidos.

Uno de los grandes temas del 2021 ha sido el lanzamiento del Metaverso de Facebook: un universo virtual que nos permite crear una vida paralela a la nuestra mediante algún dispositivo. Invirtiendo algunos dólares y/o muchas horas de computadora, logramos crear y ser dueños de un personaje virtual extremadamente más cool, fit e inteligente que nosotros en la vida real. 

Para la desilusión de los fans del Metaverso, la vida real es la que vale y más allá de que crear un superhumano virtual nos pueda resultar atractivo, tenemos que hacernos cargo de nuestra vida. Por más intentos que hagamos, el dispositivo que usemos eventualmente se apaga, el Metaverso desaparece y volvemos a convivir con los mortales. Y los problemas reales no desaparecen; se agigantan. 

Lamentablemente, el Metaverso no es algo nuevo; ya existe y nos controla (y también es de Facebook). Estamos inmersos en el mismo y no nos damos cuenta (o no queremos darnos cuenta). Pasamos horas en las redes sociales viviendo la vida de otros. Cada vez que se nos presenta una experiencia única, el 90% del grupo presente lo vive a través del celular, subiendo historias a Instagram. Posteamos exclusivamente nuestras mejores fotos – y nos sacamos 100 para llegar a la obra maestra. Compramos seguidores para ser más populares, y aplicamos todo tipo de filtros y música para ocultar nuestros defectos y parecer más cool. 

Si esto no es el Metaverso, ¿entonces qué es?

Estamos viviendo un pico histórico de suicidios de adolescentes y si en vez de abrirnos al mundo real nos seguimos escondiendo detrás de una pantalla, mi presentimiento es que se va a poner cada vez peor. En vez de invertir tiempo y dinero en el mundo virtual, invirtamos tiempo y dinero en nosotros mismos. Hagamos deporte, arranquemos un proyecto, aprendamos algo nuevo. A pesar de que requiera más esfuerzo y tiempo que pagarle a Facebook, vamos a ser más felices. 

Ya arrancando el 2022, una nueva ola del COVID se dispara frenéticamente. Las vacunas lograron que las consecuencias sean leves y me ilusiona llegar a la inmunidad en manada y volver a una vida más presente y menos virtual. Mis mejores recuerdos del 2021 fueron los viajes, los momentos con familia y amigos, y los encuentros con compañeros de trabajo que aún no conocía en persona o no veía hace 2 años. Quiero vivir más de esto.

Para el 2022, brindo por más conexiones genuinas con amigos, familia y desconocidos. Brindo por más experiencias únicas, conversaciones profundas y abrazos. Brindo por menos horas frente a la pantalla, más reuniones presenciales y más charlas de pasillo. 

2022, te vamos a sacar el jugo, en persona. 

¡Éxitos y Conquistas!

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

¿Vos qué harías?

En septiembre 2012, a los 3 meses de llegar a New York a trabajar en JPMorgan, tuve la suerte de trabajar en una transacción que implicaba hacer un préstamo grande, y que por ende tenía que ser aprobado por el Head de Créditos Global (el jefe del jefe de mi jefe). Estuvimos dos semanas preparando la reunión. Entramos a la sala y la conversación fluía bien; incluso me empecé a agrandar porque contesté algunas preguntas con buenos datos. Cuando estaba por terminar la reunión, el Head Global me miró y me preguntó: ¿y vos qué harías? Casi me desmayo. Me subieron las pulsaciones y empecé a tartamudear lo que pensaba sin mucha coherencia. Fallé. Fuerte. 

Desde entonces, siempre que tengo una oportunidad similar, intento ir con una recomendación. Tal fue el impacto, que lo he tratado de convertir en algo cultural en cada equipo en el que estuve. 

Tener que hacer una recomendación nos fuerza a analizar el caso en mayor profundidad dado que hay que adueñarse y hacerse cargo de la misma. Nos obliga a profundizar en las virtudes y en los riesgos. Tenemos que hacernos las preguntas correctas y anticipar las respuestas. Los fundamentos tienen que ser sólidos y con data que los respalde. 

La gran mayoría de las personas pasamos nuestro día contestando emails, empujando procesos, teniendo reuniones y haciendo todo tipo de tareas rutinarias. Hay que aprovechar cada oportunidad de toma de decisión. Formar una opinión, decirla, defenderla, tomar una decisión y hacerse cargo de la misma es lo que diferencia a los distintos de los mortales. 

A los CEOs les pagan sueldos extraordinarios principalmente por esto. Toman decisiones. Constantemente. 

¿Vos qué harías?

¡Éxitos y Conquistas!

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá

¡Bienvenido Redelcom!

Luego de muchos meses de trabajo (y muchos más de conocernos), finalmente podemos anunciar, con mucha alegría, la adquisición de Redelcom – la primera adquisición de fintech en la historia de MercadoLibre.  

Redelcom es una empresa chilena, liderada por Roberto Chame, que logró posicionarse como la mejor empresa de terminales de punto de venta (POS) de Chile. Los POS de Redelcom permiten cobrar pagos con tarjetas y con billeteras digitales, hacer recargas de celulares, emisión de boletas y facturas electrónicas, y mucho más. 

Hemos encontrado en Roberto y equipo al socio ideal para robustecer nuestra propuesta de valor para comercios y usuarios. No sólo compartimos la misma pasión por democratizar el acceso a servicios financieros, sino que también es notable el alineamiento cultural con MercadoLibre.

Además de tener un equipo extraordinario y el mejor producto del mercado, Redelcom permitirá acelerar la adopción del ecosistema de MercadoPago en Chile, incentivando el uso de nuestra billetera digital y el otorgamiento de créditos, instrumentos de ahorro y seguros.

¡Muchísimas gracias y felicitaciones a las 35 personas involucradas en lograr esta transacción! Mención especial para Consu, Nati y Mark que la sacaron del estadio. 

¡Bienvenido Redelcom! Ahora empieza lo más difícil 🙂

¡Éxitos y Conquistas!

Para recibir por email los nuevos posts suscribite al blog acá